Cómo hunde el Fondo Monetario Internacional a los países pobres y se apropia de sus recursos

publicado en: General | 0

Trataré de mostrar con hechos concretos como opera el FMI y en que estado quedan los países después de recibir sus ponzoñosos créditos, siempre enfocados hacia un mismo fin.

El FMI (Fondo Monetario Internacional) se crea en 1944 en una decisión de los acuerdos de Bretton Woods, al terminar la segunda guerra mundial, junto con otras instituciones financieras, todas ellas muy representativas: el Banco Mundial (BM), el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD), el Acuerdo General sobre Aranceles (GATT). Todas estas entidades con unos nombres muy rimbombantes y teóricos fines tremendamente encomiables, han demostrado a lo largo de su historia su perversidad. No olvidar que son bancos y todos sabemos su fin último, que no es precisamente social. Se suponía que darían estabilidad económica a los países, pero la realidad fue enriquecer a los banqueros y a las corporaciones, adueñándose de los recursos de los países.

Su sede, como no podría ser de otra manera, se establece en la capital de Estados Unidos e históricamente ha defendido los intereses de este estado o los de cualquier país amigo.

En los mencionados acuerdos de Bretton Woods, Estados Unidos, aprovechando su situación de fuerza, establece como moneda de transacciones internacionales al dólar, en contra del criterio de otros países que abogaban por la creación de una nueva moneda internacional, llamada Bancor, que no sería la propia de ningún país en concreto. El dólar, en un principio estaría respaldado por oro, pero no tardaría Estados Unidos en traicionar unilateralmente este acuerdo.

Fases en las que opera el FMI:

En una primera fase, el FMI se acerca a los países con problemas. Es habitual que estos rechacen en principio sus créditos por lo abusivos y duros que estos suelen ser. No olvidar que es un banco y la finalidad de los mismos, es prestar dinero, recogiendo más de lo prestado y cuanto más, mejor. Hay una ley no escrita en la banca que dice que lo realmente bueno es, cuando el cliente no puede devolver el préstamo y empiezan a sumarse intereses, sin olvidar lo mejor: ¨la garantía del préstamo¨, que normalmente supera con creces el valor de lo prestado. Los dirigentes de los países suelen tener problemas con los bancos establecidos en el estado para obtener estos créditos. Los del país suelen detectar los presupuestos hinchados, las comisiones, la corrupción. Saben lo que hay en su estado. Al FMI, no suelen importarle estas cosas, concede el préstamo incluso a sabiendas de que hay corrupción en muchos casos, lo importante es hacerse con la economía del país, aunque determinados políticos y contratistas se lleven más de lo necesario para pagar lo que se quiere financiar. Al final, sus ofertas de prestamos, suelen ser aceptadas, saben como hacerlo y como llevar al estado a la absoluta necesidad.

En una segunda fase, con el préstamo concedido, aparece la alegría del abundante dinero. De paso, empiezan las sugerencias del FMI, que siempre son las mismas: Establezcamos una agencia de uno de nuestros grandes y amigos bancos. Los del país no gozan de la simpatía de los gobernantes que no han querido dar el mencionado préstamo. También, abrámonos al neoliberalismo, a los tratados internacionales, a la modernidad. Se trata de que entren y se establezcan en el país sus amigas, las multinacionales. Esto produce un efecto como las drogas, da un subidón inmediato. Ya hablaremos en la tercera fase, del bajón y la dependencia. Los políticos, cortoplacistas y que solo les interesa el momento actual para ser reelegidos, presumen de lo que han hecho en muy poco tiempo, de los grandes cambios, de la mejora del país, de la modernización y de todo lo bueno a su favor que se les pueda ocurrir. Es una fase de embriaguez.

Y viene la tercera fase: El país se encuentra endeudado, necesitará siempre nuevos créditos y renovar los anteriores. Tendrá que aumentar los impuestos y condicionar su crecimiento para pagar intereses y nunca verá saldada su deuda. Será esclavo de los banqueros. A partir de este momento, el estado no será soberano. Los banqueros, muy educados, siempre sugerirán, nunca impondrán. No lo necesitan hacer. Tienen el control. Ese nuevo banco que ha entrado en el país será más grande y poderoso que los locales, dará mejores créditos y más baratos. Poco a poco, los bancos locales se arruinarán y terminarán desapareciendo o siendo absorbidos por esos pocos y grandes bancos afines al FMI. Con las nuevas multinacionales, pasará lo mismo que con los grandes bancos. Estás venderán en el país productos nuevos e importados. Al mismo tiempo, los productores locales, no podrán competir con ellas. Llegarán incluso a vender por debajo de los precios de mercado, arruinando la agricultura, la industria y cualquier sector productivo del país. Pueden perder dinero durante un tiempo, son grandes y solventes y saben que, en el futuro, desaparecerá la competencia, se harán con el mercado y entonces subirán los precios, recuperando con creces lo perdido antes. El país se encontrará mucho más arruinado que antes de recibir esos engañosos créditos. Comenzará la venta a pedazos del país. Acudirán los fondos extranjeros a comprar a precio de saldo lo que haya de interés. Las multinacionales se adueñarán de los recursos que existan. Los ciudadanos vivirán peor que antes y su país ya no producirá los recursos que antes lo habían hecho sostenible.

Este escenario se ha repetido cientos de veces. Muchos países no escarmientan (o no pueden salir) y el ciclo se puede repetir hasta que no exista ni estado.

En otro artículo de este blog, sobre los tratados internacionales de libre comercio, que vienen añadidos a los prestamos del FMI ( https://ventadeorocmc.com/blog-venta-oro-cmc/tratados-internacionales-de-libre-comercio/ ) cuento exactamente con un ejemplo real lo que ha pasado en uno de los países más pobres del mundo, Haití con la base de su alimentación: el arroz. Hasta de Haití los banqueros pueden extraer mucho. No importa la miseria que causen. Carecen totalmente de escrúpulos

Reproduzco el trozo del artículo donde se describe este proceso:

El arroz en Haití

    En el ranking de los dos centenares de países del mundo, Haití, ocupa un puesto de cola en pobreza y, sin embargo, no es un país pobre, si acaso, un país mal gestionado y hundido sistemáticamente por su poderoso vecino, EE. UU., en la actualidad y anteriormente por Francia. Ser la primera colonia en independizarse y abolir la esclavitud tiene un precio.

     Hace tan solo 30 años, Haití producía arroz suficiente como para alimentar a su población. Los dictadores haitianos, descuidaron el campo, lo que ocasionó que, en 1973, el país, comenzase a importar arroz para cubrir su demanda. En los años 70, Haití, producía el 70% del arroz que consumía. En 1995, el Gobierno haitiano, presionado por EE. UU., bajo acuerdos de libre comercio, baja los aranceles del arroz de un 35% a un 3%, y a su vez EE. UU. subvenciona a los agricultores estadounidenses la producción de arroz con 13.000 millones de dólares. Esto hace que el arroz importado de USA sea considerablemente más barato que el nacional, lo que arruina de manera fulminante a los débiles agricultores haitianos, incapaces de soportar esta competencia tan desleal.

    Después del terremoto, EE. UU. dona a Haití 15.000 Tm de arroz, hundiendo definitivamente a los pocos y maltrechos agricultores haitianos que habían subsistido, incluso a un devastador terremoto. Los siguientes envíos ya no fuero gratis.

      Producir un kg de arroz en Haití cuesta casi el doble de su precio en el mercado. El arroz, es la base de la alimentación haitiana, incluso por encima del maíz.

     El resultado de estas políticas tan neoliberales y acuerdos de libre comercio es que hoy el 80% del arroz haitiano, se importa y la gran mayoría (cerca del 80%) llega de Estados Unidos.

      No toca hoy, pero lo mismo ha ocurrido con el azúcar, producto que, en el siglo XVIII, Haití producía tres cuartas partes de la producción mundial y hoy es importado mayoritariamente. Lo mismo ocurre con la carne de cerdo, se afirma falsamente que los cerdos de “Haití” podían tener peste porcina, prohibiéndose su exportación (nunca se encontró un solo cerdo en Haití con peste porcina). Así, hoy no existe prácticamente ganadería en el país. Tampoco hay producción de huevos.

      En noviembre del 2011, yo mismo he asistido a una Conferencia de la Fundación Clinton en Puerto Príncipe. Éste, llego en un avión privado, alquilado para trasladarlo al evento junto con su séquito, que costó más de 100.000$USA, a lo que hay que añadir el nada despreciable coste del acto pagado por la Fundación. Dijo unas bonitas palabras, como que Haití era un gran país, que necesitaba nuestra ayuda y otras rimbombantes frases. Tras esta corta intervención, muchos saludos y fotos, el presidente de la Fundación retomó de nuevo su avión y se fue. Creo que con 100.000 $USA se pueden comprar y plantar muchos arrozales, por ejemplo y no es demagogia. Ah, y reconoció que la política estadounidense con el arroz hacia Haití podría haber sido un error.

Si bien esto ha ocurrido hace unos años en Haití. Demostraré como los banqueros son insaciables y siempre quieren sacar más. No olvidar que estamos hablando de uno de los países más pobres del mundo, donde el paro se acerca al 80% y los que trabajan, en una gran mayoría no subsisten con su escaso salario. Todos recordamos sus recientes tragedias: terremoto, epidemia de cólera, huracanes, etc. El siguiente ajuste que comentaré se ha hecho este año, en junio del 2018. El FMI, acuerda con el gobierno haitiano que este ha de subir la gasolina el 38%, el diésel el 47% y el keroseno el 51%, alegando ¨necesidad de estabilizar la economía¨. Cuando hablo de Keroseno, muchos pensarán en el combustible de los aviones. Pues no, en Haití el uso de este combustible es mucho más domestico. El país carece de electricidad en gran parte de su territorio, incluso, en la capital, Puerto Príncipe, solamente hay electricidad en el mejor de los casos unas horas al día. Utilizan keroseno para quemar y producir luz.

A raíz del terremoto, el FMI, da un préstamo a los haitianos de 114 millones de dólares (no fueron muy generosos) que debería empezarse a devolver, después de cinco años y medio. Hasta los banqueros saben que en tan corto periodo de tiempo un país pobre y devastado por un terremoto no podría devolver ese dinero. Todos sabemos que pasa cuando pedimos un préstamo y a su vencimiento no puede ser devuelto. Creo firmemente que al menos en este caso hubo clara mala fe de los banqueros. Ahora toca negociar intereses de demora, ofrecer más garantías, más ruina para los ya paupérrimos haitianos.

El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, en estos momentos, también están haciendo lo propio con el maltrecho país.

Esta moderación que pide el FMI para los haitianos y a sus otros acreedores, no se la aplican a ellos mismos. La directora del FMI, Christine Lagarde se auto asignó un sueldo anual de 350.000 euros libres de impuestos, más otros 65.000 para gastos personales.

Hay para todos. El FMI, en estos momentos, reclama a los españoles que se suba el IVA, un contrato único y el copago sanitario.

¿Es posible que un estado salde sus deudas?

De entrada, no, y si alguno lo intenta (en caso de no ser misión imposible) el que lo intente, saldrá personalmente muy mal parado. A los banqueros no les gusta que se termine con esa dependencia.

Comentaré un caso muy concreto y lo mal que terminó para el que osó saldar la deuda de su estado.

No voy a entrar en si hay gobiernos malos y gobiernos buenos, o dictadores malos y dictadores buenos. Hay un dictador que se opuso a la privatización de los recursos de su país, en concreto a la privatización de la que era la mayor mina de oro de Europa (Rosia Montana) y a la dependencia de los banqueros. Esto fue lo que hizo:

Entre 1950 y 1975, la economía de Rumanía creció a uno de los más altos niveles del mundo y hoy es uno de los estados más pobres de Europa.

A mediados de los 80, la deuda de Rumanía era de 22.000 millones de dólares. Su dirigente Nicolae Ceausescu, viendo como la situación era mala para su país, decide tomar medidas para, en el menor tiempo posible, cancelar la totalidad de la deuda y recuperar la soberanía. Decide someter a su pueblo a una austeridad extrema. Inicia un severo racionamiento que afecta a todos los bienes: energía, alimentos, materias primas, etc. Llega incluso a racionar los alimentos a los rumanos, exportando la mayoría de los productos agrícolas y dejando solamente una pequeña parte para alimentar a sus gentes. Nada queda sin racionar: el agua caliente, la electricidad, la gasolina, los medicamentos. La situación de los rumanos era muy dura y conseguir lo necesario para subsistir día a día, se convierte en el suplicio. Inmediatamente, comenzó a rebajar la deuda a una increíble velocidad. En un principio, esto, encantó a los banqueros. Tenían una auténtica gallina de huevos de oro con Rumanía. Pero muy rápido empiezan los problemas. Ven que es posible que el país salde por completo su deuda. Si Rumanía lograba saldar su deuda y no depender de los banqueros, se terminaría el sistema económico que tanto les reportaba. Era necesario acabar con tal gobernante y a cualquier precio. Empiezan a cambiarle las reglas del juego en mitad de la partida a Rumanía y comienza al mismo tiempo una fuerte campaña de demonización de su gobernante. Bajo ningún pretexto, podía cundir el ejemplo. Las presiones del FMI y Estados Unidos hacia el país a punto de liberarse se hacen insostenibles. El tema no queda en lo económico. USA presenta al mundo a Rumanía como una dictadura intolerable, un país que era un peligro para el mundo. Es acusado de querer fabricar bombas atómicas y nuclearizarse. Eso no podía consentirse. En mayo de 1989, Rumanía finaliza de pagar el total de su deuda. Ya no debe nada a ninguna entidad extranjera.

Si el mundo funcionara con sentido común, deberían de estar contentos hasta los banqueros que un país finalizase de pagar todos sus créditos. Que un estado, con la mayor mina de oro de Europa (que era la garantía de los créditos) pudiese ser soberano, no depender de la banca internacional y tener oro en abundancia, en un mundo donde el oro es a todos los efectos divisa, era autentico “acido sulfúrico” para el sistema de finanzas.

Cómo termina:

Aunque los rumanos en ese momento estaban en condiciones de empezar a disfrutar de los beneficios de su esfuerzo y comenzar a vivir como ciudadanos de un país libre, desarrollado y rico, son hostigados hasta finalizar con revueltas callejeras. Es fácil conducir a las masas a la revolución. Tienen experiencia de siglos haciéndolo. En noviembre de ese mismo año, solamente a cinco meses de haber finalizado el pago de su deuda, comienzan los disturbios. Las masas apresan a Ceausescu. Es sometido a un oscuro juicio de tres horas y ese mismo 25 de diciembre de 1989, él y su mujer son fusilados.

Hoy, Rumanía es uno de los países más pobres de Europa. Su deuda supera los 100.000 millones de dólares. La famosa mina tiene cedidos los derechos de explotación a una multinacional minera canadiense. Los corruptos amigos del FMI llegan al poder y el neoliberalismo sigue campando a sus anchas.

La lección que dieron los banqueros a los rumanos fue la siguiente:

Con mucho esfuerzo, e incluso racionamiento, habréis pagado la deuda, pero no os servirá de nada. No podréis saliros del sistema y nos quedaremos igual con la garantía de vuestros préstamos, La mina de oro Rosia Montana.

Actualmente, la compañía minera canadiense Gabriel Resources, propietaria de los derechos de explotación, ha demandado al estado rumano. Le reclama 4.400 millones de dólares en concepto de pérdidas al bloquear el estado la extracción de mineral. Esta astronómica cantidad que terminará pagando Rumanía (en las cortes de arbitraje, suelen ganar las multinacionales, no los estados), supone el 2% del PIB del país.  Solamente con la gestión eficiente de esta mina de oro por parte del estado, se pagaría en gran medida la nueva deuda rumana.

Como siempre en mis artículos, no me interesa el factor político. Estoy seguro que Ceausescu no era la persona más entrañable del mundo, pero a mi no me queda ninguna duda de cuál fue la causa de su muerte. No se puede desafiar a los verdaderamente poderosos en temas que cambien el esquema económico mundial. No es la primera vez, ni será la última, que un dirigente político paga con su vida el enfrentarse a la élite de las finanzas. Todos hemos visto muchas veces como un gobernante pasa de la noche a la mañana de casi ángel a demonio. La historia que, el país es un peligro para la paz mundial al tener bombas nucleares y otro tipo de armas, ya lo hemos oído más veces. ¿No suena mucho esto al destino de Sadan Husein, o de Muamar el Gadafi, o de otros líderes cuando se enfrentan a Estados Unidos y al dólar?

Cómo se las gasta el FMI:

En abril del 2011, el entonces director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, propone cambios en la política del banco que perjudicaban seriamente a Estados Unidos y a la élite financiera. Un mes más tarde, el brillante director era exhibido al mundo como un vulgar delincuente que había podido abusar sexualmente de una camarera en un lujoso hotel. Strauss, es obligado a renunciar a su cargo como director del FMI y una vez que lo hace, todo es olvidado. La presunta violación queda sin argumentos, la chica retira los cargos, Strauss es absuelto y el FMI queda como estaba, sin cambios.

En gemología hay una frase: ¿quién puede rallar a un diamante?, la respuesta es, solamente otro diamante. Pues quién puede hacer tal acusación sobre un hombre tan influyente y con tanto poder, la respuesta es, otro banquero, al menos tan importante. Las propuestas que le costaron su brillante carrera al director del FMI eran las siguientes:

  • La globalización, tal y como la conocemos, no es buena. Crea un mundo con grandes diferencias entre pobres y ricos. Es necesaria una banca que aplique el principio de justicia social,
  • El dólar es el culpable del desorden financiero en el mundo por el abuso de poder de Estados Unidos sobre el resto de los pueblos.
  • Propone una moneda global para el mundo, parecida al Bancor de Bretton Woods. Esto suponía abandonar al dólar como divisa internacional.

Semejantes afirmaciones hechas por un economista cualquiera habrían pasado inadvertidas, pero osar desafiar al dólar, en Estados Unidos, por alguien de dentro del sistema y con relevancia, no podía quedar sin castigo. Si el dólar pierde su estatus mundial y el petróleo empieza a comercializarse en otras divisas, supondría la quiebra del país más endeudado del mundo: Estados Unidos.

En este caso, al menos se acabó con una brillante carrera política, pero sin ejecuciones.

También Strauss, había vaticinado que China sobrepasaría económicamente a Estados Unidos. Esto implicaría el traslado de la sede del FMI de Washinton a Pekin. Tenía muchos enemigos, no solo financieros, era candidato con muchas posibilidades a la presidencia francesa.

Es posible plantarle cara a las élites financieras del mundo,

Parece ser que si. Hungría lo ha hecho. La historia no ha terminado aún de escribirse, pero de momento, a este pequeño país le va mucho mejor que antes.

Hungría se endeuda fuertemente con el FMI en el 2008. Tan solo dos años después, la economía del país estaba en manos de multinacionales extranjeras. El porcentaje se aproximaba al 80%. Lo mismo pasaba con el sector bancario. Incluso, un país inminentemente agrícola, empezó a depender de la importación de productos alimenticios. Llega al gobierno Viktor Orban. Una de sus primeras medidas fue quitar competencias al Banco Central. Rechaza nuevos créditos del FMI y se centra en los recursos del país. En marzo de 2016, el país había pagado el total de su deuda, incluso haciendo pagos antes de su vencimiento. Hungría sorprende al mundo, cierra la oficina del FMI.

Si un estado va por el buen camino, paga sus deudas, mejora su economía, ¿porqué es fuertemente criticada por el resto de Europa y Estados Unidos? la respuesta es simple: No es del agrado de los que verdaderamente gobiernan el mundo un país con independencia financiera

De esta manera transmitían nuestros periódicos la noticia:

El gobernador del banco central de Hungría, Gyorgy Matolcsy, ha iniciado el cierre de la oficina que el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene en Budapest. En una una carta a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en la que le informa de la decisión del gobierno que preside Viktor Orban, así como de su intención de devolver de forma anticipada el préstamo que mantiene con el organismo. Las dos medidas se interpretan como movimientos simbólicos del gobierno derechista húngaro para intentar demostrar su independencia económica, uno de los pilares de su populista acción de gobierno que afronta elecciones en 2014. (fuente: Agencia EFE)

Para nuestros medios de comunicación, que un estado consiga la independencia financiera, que empiece a ir mejor su economía, que vuelva a producir los alimentos que consume y que no dependa ni de empresas ni de bancos extranjeros es populismo de derechas. Claro, lo de izquierdas será entonces, cuando se debe mucho, no pagar los créditos, renovarlos a costa de endeudar a las generaciones venideras y para mayor gloria incluso: aumentar el techo de gasto. No tengo muy claro lo de derechas e izquierdas. Si tengo claro que la independencia económica de Hungría, solamente ha sido posible gracias a su acercamiento a Rusia, con la cual mantiene unas impecables relaciones y distanciándose de los países de la Unión Europea, en los cuales prima el beneficio de los bancos sobre el de los estados.

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.com – 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *