Cómo se forma una mina de oro – Geología del oro

publicado en: El Oro, General, Historia, Historia Oro | 0

 

Antes de existir la Tierra como planeta, ya existía el oro que hoy extraemos. Hemos de remontarnos a hace cinco mil millones de años con la explosión de una supernova. La onda expansiva diseminó por el espacio las partículas de oro y otros metales pesados, dispersándolas por el Sistema Solar. Al compactarse esta nube de escombros, el oro quedó atrapado en el interior de las rocas que formaron el viejo Sistema Solar. El oro se encuentra presente en el agua de los océanos, en las rocas que forman las montañas, en la tierra que pisamos, aunque en cantidades muy pequeñas (del orden de una parte por cada mil millones).

¿Cómo se concentran en unos pocos depósitos cantidades importantes de oro que hagan rentable su explotación?

En los lechos de algunos ríos encontramos pequeñas pepitas o polvo de oro, aunque no esparcido de forma aleatoria. Las aguas de los ríos, transportan metales pesados que son depositadas por gravedad en la parte interior de los meandros o en los pozos de los ríos. Lavando esas arenas, se extrae oro.

También hay oro en zonas donde ya no hay agua. Son antiguos ríos en los que ya ha desaparecido el agua, pero que han quedado los sedimentos en los lugares mencionados anteriormente. Estos viejos cauces fluviales, pueden encontrarse tanto en la superficie como a kilómetros de profundidad. Si se encuentran cerca de la superficie, se lavarán esas tierras y se extraerá el oro en una mina a cielo abierto. Si se encuentran a gran profundidad, tendremos una mina subterránea, a la que se accederá excavando pozos y galerías en busca de los antiguos depósitos.

Pero: ¿Cómo han llegado esas partículas de oro a los lechos de los ríos?

Es lógico que, en las
montañas, cauce arriba, tendrá que estar la roca madre en algún lugar.

Se observó que cuando se encontraban filones de cuarzo, en su interior había oro diseminado. Pulverizando ese cuarzo, nace una nueva forma de extraer oro. Nuevamente, los mencionados filones podrán encontrarse en la superficie o a gran profundidad, dando lugar a esta segunda forma de minería de oro tanto superficial como subterránea.

El cuarzo se forma a partir de un liquido incandescente, que, al solidificarse, atrapa en su interior vetas de oro. La tectónica de placas, explica el fenómeno. Una placa se desplaza sobre otra, comprimiéndola y formando montañas. Entre estas capas, quedan grietas que se adentran en la corteza terrestre. Por ellas fluyó el cuarzo líquido con abundantes partículas de oro, que, al enfriarse, formaron depósitos en el interior de la roca de cuarzo.

¿Hay más formas de formarse depósitos de oro?

Si. Se encuentran también vetas de oro que no siguen los pliegues de las capas tectónicas, estas aparecen sin seguir líneas de fallas, aparentemente de forma aleatoria.

El origen es volcánico. Se encuentran en capas superpuestas de menos de medio centímetro de espesor. El origen fue una antigua fuente termal. Las partículas de oro están diseminadas en un caldo fundido. El agua de lluvia empapó las rocas hasta que esta llegó a la masa incandescente. El agua caliente comienza a ascender conteniendo partículas de oro. Al ir evaporándose el agua, se forman rocas ricas en oro entre los conductos diseminados de la fuente termal. Recordemos la ciudad española de Ourense, que debe su nombre a la existencia de oro, su riqueza en aguas termales y sus antiguas minas de oro explotadas por los romanos.

Un nuevo tipo de depósito de oro, donde el preciado metal no puede verse a simple vista son las rocas formadas por una mezcla de lodo y cuarzo petrificado que aparecen en fisuras o bolsas. En estas rocas, aunque el oro no se ve, aparece en una concentración 5000 veces superior al resto de las rocas (es necesario procesar 10 TM de roca para obtener 30 gramos de oro). Jamás se ha visto una pepita de oro en este tipo de roca. Es necesario ampliar la roca 500 veces para visualizar las partículas de oro. Su formación obedece a que un chorro de fluido incandescente rico en oro filtró y empapó la roca y al enfriarse, hace que este tipo de roca contenga oro.

En el pasado, los buscadores han extraído el oro fácil. Muchas de las minas actuales requieren gran tecnología para extraer el metal precioso, en cualquier caso, el avance de la ciencia, permitirá procesar oro de fondos marinos, de nuevos yacimientos aún no descubiertos y de los que actualmente minamos.

¿Siguen formándose nuevos yacimientos de oro?

Si, constantemente se están formando nuevos depósitos de oro: Con el choque de placas tectónicas, después de un terremoto, también pueden aparecer nuevos depósitos de oro. De igual manera, la actividad volcánica, genera nuevas minas que, en su día, podrán ser explotadas.

Por tanto: ¿Se agotará el oro en la Tierra?

La respuesta es no. Nuestra tecnología mejora y permite extraer oro donde hace muy pocos años era inviable. Nuestro futuro está en la colonización del espacio. En no muchas décadas, contaremos con tecnología para explorar y colonizar nuevos lugares fuera de nuestro planeta. En estos momentos, se están invirtiendo grandes sumas de dinero en conseguir los medios necesarios para iniciar esta nueva colonización minera fuera de nuestro planeta.

Germán Vega – Abril 2019

Compartir el Artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *